elredo

En el extraño momento en que se acaba el dia 15 y se inicia el dia 16 de julio, en el pueblo de La Tirana, en el norte de Chile, tiene lugar una fractura en el tiempo lineal, un quiebre de la cotidianidad de la vida humana, es e momento en que el misterio se realiza, en que el ciclo anual de la fiesta llega a su termino, a la vez que se inicia un nuevo camino, que ha de llevarnos a la fiesta del año venidero.

Es en este tiempo de fiesta, donde todo nuestro caminar adquire sentido, donde dejamos de preocuparnos de los constantes idas y venidas, de los trajines de la vida diaria, para simplemente concentrarnos en “SER”.

Hace años que no voy a la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, en el pueblo de La Tirana, pero siempre en esta noche del año, añoro esas “alegres jornadas de fiesta, al calor de la amistad”, añoro ser parte de ese momento misterico, en que en medio de la multitud nos resulta posible encontrarnos cara a cara con ese Absolutamente Otro, en ese segundo en que lo humano y la divinidad, por medio de la imagen venerada de Nuestra Señora del Carmen se encuentran y toda nuestra existencia, cobra un sentido nuevo, en el espacio atemporal del eterno y permanente presente de Dios, en que nuestro pasado y nuestro presente, en que nuestras historias y las de nuestra “tribu” se hacen presentes y se encuentran…

Junto a la añoranza por ser parte de ese instante numinoso, en que se renueva el misterio, creo que sin ninguna duda, en esta noche, en que esperamos el termino del ciclo y el inicio del nuevo ciclo, lo que en gran parte se añora son las fiestas pasadas, las ya vividas, las que permanecen en ciertos recuerdos entrañables que guardamos en reconditos lugares del corazon, y que muchas veces se hacen presentes cuando mas lo necesitamos o cuando menos lo esperamos.

Quisiera estar en otras fiestas de La Tirana, aquellas que huelen a “nuez noscada”, a “champiñones secos”, esos ingredientes que indefectiblemente mi abuela incluia en las provisiones que llevaba para los largos dias que permanecia en el pueblo y que nunca utilizaba; Tiranas con sabor a esas sopaipilla gigantes, preparadas por alguna cholita en una esquina cualquiera del pueblo; “tiranas” que parecian mas frias, mas tierrosas, mas calurosas, de tardes enrrollando cintas con la tia eloisa…

Quisiera estar en esas fiestas en que irremediablemente terminabamos agotados, asoleados, enfermos, ojerosos, pero alegres de haber cumplido, de haber hecho lo mejor para el desarrollo de la fiesta, de dias levantandose a recibir a los bailes mas humildes a las 3, 4 o 5 de la mañana, cuando nadie estaba dispuesto a hacerlo, fiestas que saben a la comida preparada por la hermana “p’anchita”, con la jeno y su tia, con religiosas y sacerdotes que nunca mas volvimos a ver, con amigos que ya no lo son, con otros que ya no estan, Tiranas que tienen como musica de fondo el magnificat, la voz de don Orozimbo diciendo que “nadieN ose dudar de la virginidad de Maria”, del tio Enrique tratando de llegar al tono del prefacio que nunca logro cantar bien…

Fiestas que para mi tienen nombres y rostros, el de mi abuelo manuel del carmen, el de mi abuela esmeralda, de David, de Pablo, de Viviana, de Marcelo, de tantxs, de todxs y ningunx…

fiestas y tiempos en que todxs eramos mas niños, mas inocentes, mas idealistas…

algun dia nos volveremos a encontrar, en otras fiestas, en otros tiempos, en otras celebraciones, en que con nuestras vida celebremos la vida, nuestras vidas y las vidas de los que ya no estan, los amor que fueros, los que nacieron y los siempre estaran presentes, porque marcaron nuestra vida…

Gracias a la vida… que nos da tanto

 

 

elredo

 

Sin duda al cumplir un año mas de vida se me hace necesario y hasta imprescindible ser y estar agradecido con la vida, y con el Dios de la vida (para quienes somos creyentes) por todo lo que se nos ha dado gratuita e inmerecidamente, cuanto mas compleja pueda ser nuestra vida, sin duda mas debemos agradecer por las tantas oportunidades que se nos dan, también por tantos dolores, por tantos sufrimientos, por tantos amores y desamores, por tantas esperanzas y desesperanzas, por alegrías y tristezas, por los días de abundancia y los días de escases, por esas alegres jornadas de fiesta al calor de la amistad y por los días grises y solitarios… por todo lo que ocurre en nuestra historia personal y por todxs quienes pasan a nuestro lado, por quienes se detienen con nosotros, por quienes comparten el caminar, por quienes llegan, por quienes parten, por quienes regresan, por los nuevo amigos y por aquellos que de tanto caminar juntos son autenticxs hermanxs y compañerxs de ruta, en estos caminos complejos y a vece dificultosos que nos toca recorrer.

Gracias a la vida… que nos quita pero tambien nos regala abundantemente, gracias por la familia, por aquellos que son de mi sangre y con quienes comportimos un origen comun, gracias tambien por la familia que se elige, lxs amigxs que tantas veces han estado a nuestro lado, gracias por la vida de las nuevas generaciones que abren paso a la esperanza en medio de tanta desesperanza.

Gracias a la vida por todo y por todxs

Gracias a todxs

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
Perfecto distingo lo negro del blanco,
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
Graba noche y día grillos y canarios;
Martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
Y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
Con él las palabras que pienso y declaro:
Madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos, montañas y llanos,
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano;
Cuando miro el bueno tan lejos del malo,
Cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
Los dos materiales que forman mi canto,
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos, que es mi propio canto.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.300 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 22 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Del moire al overol, solo cambia la vestidura…. de Ezzati a Berrios

elredo

 

 

 

 

 

 

 

Creo en primero lugar que debemos ser objetivos, leer, entre lineas y no comprar el “paquete completo” a ninguna de las partes.

Debo dejar en claro que ni Ezzati ni Berrios son santos de mi devocion, mientras que si creo que Pepe Aldunate y Mariano Puga, son dignos de admiracion por su coherencia de vida.

Tampoco es conveniente mezclar situaciones los casos de abuso, no tienen ninguna relación con este caso, cada situación sigue sus propios protocolos establecidos por las instancias correspondientes de la Iglesia.

También es necesario decir, que las siempre desafortunadas expresiones del vocero de la Conferencia Episcopal de Chile, no se deben mal interpretar, este caso no concierne de forma alguna a la Conferencia Episcopal, tampoco Ezzati es “primado” de la iglesia chilena, este caso ocurre en el territorio del arzobispado de Santiago, con un presbítero del clero propio de la diócesis, y con dos Religiosos-Presbíteros que residen en la misma, por lo tanto solo compete al ordinario del lugar y al ordinario propio de los religiosos.

Ni Ezzati es Nerón, ni Berrios, Aldunate y Puga, santos mártires de la causa del progresismo chileno, entregados a las fauces de los leones romanos de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

Claramente no es parte del actuar de la jerarquía de la Iglesia hacer públicas estas situaciones, ni ningún otro tipo de investigación, solo cuando tiene certeza de algún delito y de que la persona investigada merece alguna censura esta se hace pública, por lo que cabria suponer que la filtración de esta situación proviene o del ámbito jesuítico o de Mariano Puga.

Creo, sin tenerle mayor simpatía hacia Mons. Ezzati, que es demasiado buen político (por algo ha llegado donde esta) como para de buenas a primeras enviar informes a Roma, consecuentemente con el evangelio (Mateo 18, 15 sq.), seguramente se dirigió primero al provincial de la Compañía de Jesús para presentar sus criticas o discrepancias, o su preocupación por los dichos de los dos jesuitas hoy cuestionados, y seguramente hizo lo mismo por medio de alguno de sus vicarios respecto a Mariano Puga que en principio y oficialmente pertenece al clero de Santiago y es por lo tanto súbdito de Ezzati y solo en una segunda o tercera instancia a acudido a Roma.

Creo que a Mariano Puga y Pepe Aldunate, en razón de su edad, de la coherencia de vida que han tenido durante tantos años, y de la experiencia eclesial que les ha tocado vivir, y con todo el respeto que nos merecen estos próceres de la Iglesia combativa que nos lleno de esperanza en durante los tiempos de la dictadura se les pueden pasar por alto sus declaraciones muchas veces disonantes y que hoy por hoy en poco y nada contribuyen a que la iglesia sea signo y lugar de comun-union.

Berrios por su parte, creo que no dice nada que no sea de sentido común y que ya otros han dicho, y que cualquiera podría pensar y decir, pero al parecer para gran parte del pseudo progresismo chileno (eclesial-político-social) si son grandes novedades; su publicitada estadía en áfrica y su no menos mediático regreso a Chile, parecen haberle convertido a los ojos de muchos en una autoridad incuestionable en múltiples ámbitos.

Pienso en tantos hermanos religiosos y religiosas, sacerdotes, laicos, que entregan su vida al servicio de la humanidad, no solo en África, sino también a los largo del mundo, con muchos menos recursos y contactos que los del jesuita Berrios, y al regresar a nuestras tierras, con la humildad de aquel que sabe “siervos inútiles somos y solo hemos hecho lo que nos corresponde” (Lucas 17, 10), pasan desapercibidos y buscan ocultarse, consientes de que lo que debe brillar es el Amor de Cristo y no sus propias personas.

Creo que es correcto como hijos adultos de la iglesia, plantear nuestras discrepancias con los pastores, de hecho el Código de Derecho Canónico dice que, incluso para los laicos,  hacerlo es una obligación, pero sin duda las formas también dicen mucho del Amor que cada quien profesa por su Iglesia.

Sin duda Ezzati, o Errati como le dice un buen amigo, no actúa de la forma más atinada, como tampoco lo hacia el anterior arzobispo de Santiago, pero claramente Berrios, Aldunate y Puga, tampoco son ejemplos de prudencia y tino a la hora de plantear sus cuestionamientos. Laicos y Clérigos tenemos los conductos necesarios para hacer ver nuestras discrepancias con los pastores, sin ser motivo de escándalo para los demás, aplicando siempre la ley suprema de la caridad.

El ejemplo de Puga no entrando a la Catedral para el funeral de Pier Dubois, es claramente un motivo de escándalo, un signo de su falta de comunión con la iglesia representada por el Arzobispo; tiene razón puga al decir que Jesús y lo que es más la Iglesia, que es cuerpo místico de Cristo, está presente en el pueblo fiel que no alcanza a ingresar a la catedral, pero también es una falsedad, ya que también lo está en quienes están dentro del templo, la Iglesia es el grupo de los convocados por Dios, todos clérigos y laicos, hombres y mujeres, progresistas y conservadores, si falta alguno la Iglesia no está completa, “que todos sean uno” ha dicho Cristo en su oración sacerdotal (Juan 17, 20 – 26). Hacer acepción de personas y arrogarse el saber con quién o con quien no está Cristo, en nada contribuye a que la Iglesia sea cada vez mas “casa de todos”.

Sin duda podríamos buscar y encontrar ejemplos de situaciones similares, en que todos y cada uno de los protagonistas de esta lamentable situación, tanto Ezzati, como los “acusados”, no han sido instrumentos de paz, de unidad y comunión, y más bien han contribuido a que la iglesia sea causa y símbolo de escándalo.

Ojala que cada quien pueda reflexionar y leer entre líneas, ¿cuáles son los motivos que llevaron a algunos a hacer pública esta situación?, ¿Qué bien le hace a la iglesia, y es mas a la sociedad chilena este tipo de desavenencias?

De la seda Moire, de la que solian estar hechas las sotanas de los cardenales, al Overol de Berrios o a la “chaleca” chilota de puga, hay gran distancia, muchos tejidos, pero son solo parte de un gran espectro donde todos tenemos cabida, pero tanto la sotana de Moire de Ezzati, como el overol o la lana chilota, sin duda se han convertido en estos días en  trajes que al parece permiten pontificar en nombre de Cristo, olvidándonos que su voz es clara en los evangelios, en la tradición de la iglesia, en la voz de los pastores y en el sentir del pueblo de Dios, todxs debemos y tenemos que tener cabida en la iglesia que es casa de todos.

Habemvs Episcopo Iqviqvensis

…o mis tristes y pesimistas apreciaciones de la situación actual de la Iglesia de Iquique… y de lo que se encontrara el obispo electo de esa diócesis…

elredo

El Santo Padre Francisco, ha nombra como obispo para la Diócesis de Iquique al obispo Guillermo Vera, hasta ahora obispo de la Diócesis de Calama.

En primer lugar creo que es necesario reconocer la valentía del obispo Vera al aceptar este encargo, Iquique viene de al menos dos fiascos episcopales – Juan Barros, hijo amado del delincuente Fernando Karadima quien paso sin pena ni gloria por Iquique y Marco Ordenes de triste recuerdo – por lo cual incluso podríamos arriesgarnos a decir que el ultimo Obispo, propiamente tal y realmente pastor, que tuvo la iglesia de Iquique fue don Enrique Troncoso, actual obispo de Melipilla, que a pesar de sus defectos y de los errores que pudo cometer en su estancia en Iquique ha sido uno de los mejores pastores que ha tenido esa querida iglesia.

con que se encontrara Guillermo Vera en Iquique, aunque quizas mi vision sea bastante pesimista… en el saludo que ha dirigido a los fieles de su nueva diocesis en primer lugar se dirige a los sacerdotes… pues veamos, los sacerdotes que forman parte del clero propio de la iglesia de Iquique siempre ha sido escaso, segun mis calculos no deben superar la decena de clerigos, estos sacerdotes se distinguen por su escasa formacion humana, intelectual y espiritual (que conste que me refiero a formacion seria y solida en espiritualidad, no me metere en su vida espiritual), aun cuando podrian destacar en algunos casos por formas de piadoseria mas que de piedad, aunque no podemos negarles que seguramente tienen buenas intenciones.

la escases de clero secular propio en general ha sido suplida con la presencia de clerigos pertenecientes a ordenes y congregaciones religiosas, el numero de estos tambien ha disminuido considerablemente, ya que muchas de estas ordenes o congregaciones van envejeciendo y tienen pocas vocaciones, menos aun provenientes de la ciudad de iquique, debiendo cerrar obras y redestinar personal. ademas desde hace muchos años no se han instalado en iquique nuevas congregaciones religiosas masculinas.

en segundo lugar, dentro del clero encontramos a los diaconos permanentes, en su mayoria corresponden a la tropa de ordenados por Marco Ordenes, y 3 o 4 que habian sido ordenados ya sea por Juan Barros o por Enrique Troncoso, todos ellos sin dudarlo fieles a Ordenes y compartiendo con los sacerdotes su escasa formacion; de muchos de ellos se podria incluso pensar que han usado el ministerio ordenado como una forma de asenso social. destacan por su aparente buena formacion liturgica que en muchos casos es solo repetir rituales sin llegar a comprender el sentido profundo de la liturgia.

Las religiosas… son un tema… creo que en todos lugares ocurre, conforman la mayor parte del parsonal consagrado, creo que su labor es destacable en muchos aspectos, muchas de ellas son ejemplos de santidad y esfuerzo en las labores pastorales, aun cuando también muchas adolecen del mal crónico de la iglesia de iquique, la falta de formación, y de una piedad muchas veces infantil, también las comunidades religiosas femeninas, salvo casos puntuales, sufren de “envejecimiento” falta de renovación en sus filas, y la consiguiente disminución por una parte del personal, por otra de dinamismo para las obras apostólicas y en muchos casos como consecuencia de lo anterior, muchas de estas santas mujeres terminan convirtiéndose mas en solteronas ansiosas de algún tipo de maternidad sustitutiva, que de una verdadera maternidad espiritual.

entre los laicos creo que podríamos encontrar personas con una muy buena formación tanto humana, como espiritual, pero mayormente autodidactas, sin embargo a causa del personalismo y del clericalismo impuesto por los dos últimos “pseudo” pastores de la diócesis, los laicos no tienen el protagonismo que deberían dentro de la iglesia.

ahora si miramos en general a la iglesia de Iquique, nos encontraremos con que es una Iglesia profundamente herida, en primer lugar por la división, sin duda los dos últimos obispos no fueron ministros de comunión y unidad, se centraron mas que nada en cerrar filas en torno a si mismo, con los miembros del clero y los fieles, que les eran mas cercanos, y alejaron a quienes representaban una voz disidente.

el caso del obispo dimisionario Marco Ordenes, es también causa de división, sin duda mientras la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, no haga publica su sentencia respecto al caso de abusos sexuales contra un menor que ha sido investigado por la nunciatura apostólica en Chile (por medio del pbro. Jaime Ortiz de Lazcano con la ayuda del R.P. David Albornoz, sdb) y cuyos antecedentes ya se encuentran en Roma, seguiremos asistiendo por un lado a las auto proclamaciones de inocencia por parte de Ordenes (quien a pesar de haber reconocido al menos actuaciones impropias, insiste en ser un santo inocente digno de ser colocado en los altares del santuario de La Tirana), por otro lado a las acciones con que sus fieles devotos continúan proclamandole inocente y perseguido, y a las acciones intimidatorias y persecutorias que estos mismos esbirros de Marco Antonio puedan emprender y emprenden, hacia las personas, miembros del clero y laicos tanto consagrados como no consagrados que en su momento cumplieron con el deber de dar testimonio de la verdad frente al presbítero Ortiz de Lazcano, como frente al fiscal que llevo la investigación de la causa civil.

otra gran herida es la de la desconfianza, que en parte es una consecuencia o forma parte de lo antes mencionado, se sospecha de todos y de todo, todo aquel que no se haya cuadrado en defensa del obispo dimisionario es un sospechoso, es parte de la conspiración contra la iglesia, como han dicho algunos, que si buscamos “fuentes” deberíamos decir (junto a los obispos hijos amados del delincuente Karadima, o como lo hacia el mismo criminal Marcial Maciel) que proviene del siniestro concilio entre la masonería internacional, el sionismo, los illuminati, y no en menor grado los jesuitas; o como otros han señalado una conspiracion propiciada desde el interior de la misma iglesia en contra de Marco Antonio quien por designio divino estaría destinado a ocupar los mas altos cargos no solo dentro de la jerarquía chilena, sino hasta quizás la Silla de Pedro.

en estos días el papa Francisco, ha hecho notar a los recientemente creados cardenales, que no son parte de una corte, lamentablemente la iglesia iquiqueña, o para ser justos el clero y los laicos sean estos consagrados o no que cumplen funciones de oficiales de la curia, tienen ese espíritu cortesano, son un circulo cerrado, celoso de sus miserables privilegios y de sus exiguas cuotas de poder, se miran el ombligo convencidos de que todo y solo lo que emane de la divina persona de Marco Antonio y sea solo por ellos transmitido al resto del pueblo fiel, es la voluntad de Dios y lo mejor para la diocesis. estos cortesanos sin duda ya estan preparándose para mostrar su devocion al nuevo obispo, y su cercania con el mismo, aunque esta solo sea de labios hacia afuera y la cercania sea solo parte de sus fantasias (como el caso del pbro. Franklin Luza que ya ha aparecido en los medios de comunicacion social diciendo que fue compañero de seminario del nuevo obispo de iquique, tristemente recuerdo que hizo el mismo comentario cuando fue nombrado Juan Barros, el cual al ser consultado el día de su toma de posecion, declaro solo “recordar” a Luza) y mantener alejados del nuevo pastor a aquellos que de una u otra forma han querido ser consecuentes con la verdad, y con su vocación de servicio a la iglesia.

el Obispo Vera, también se encontrara con una diócesis pastoralmente inmovilizada, sin ningún dinamismo, todo el movimiento y la acción pastoral de la diócesis parece tener su eje en la celebración de la fiesta del carmen de la tirana y de san Lorenzo de Tarapaca, en las cuales los fieles, que por siglos mantuvieron estas fiestas tradicionales a pesar del abandono del clero, han ido perdiendo participación y protagonismo, en pro de un mayor ensalzamiento del clero. En la diócesis, no existe un consejo de laicos que puedan aconsejar y/o asesorar al obispo, y los que han cumplido de manera personal este tipo de funciones, en general no cuentan con la formación adecuada, sea en ciencias sociales, económicas, humanas, filosóficas y teológicas necesarias para dicha labor, ni con una amplitud de miras que les permita ver mas allá del pueblo de La Tirana y a mas largo plazo que al 16 de julio de cada año.

ahora, el gran problema y que se conjuga con lo anterior, y a la vez es causa y resultado de los anteriores, es la omnipresencia de Marco Ordenes en la diócesis de Iquique, lamentablemente el arzobispo Pablo Lizama, que fue administrador de la sede vacante hasta la designación de Guillermo Vera, no pudo o no quiso hacer nada al respecto, le daré al arzobispo Lizama el beneficio de pensar que fue a causa de su deteriorada salud, pero se habría esperado que el administrador de la sede vacante hubiera preparado el camino para el nuevo pastor “limpiando”, “podando”, “amputando” y abriendo las ventanas, para que el viento fresco del desierto limpiara purificara hasta los rincones mas oscuros y olvidados de la diócesis de Iquique.

sin embargo nos encontramos con que desde los vicarios episcopales, hasta el ultimo oficial de la curia, son devotisimos de Ordenes, y al menos durante la sede vacante, pareciera que era el mismo Marco Antonio, por medio de sus mas fieles colaboradores, quien gobernaba y dirigía los destinos de la iglesia de Iquique, y que Pablo Lizama era solo un adorno.

me pregunto, pensando en el momento de la toma de posecion de la diocesis por parte de monseñor Guillermo Vera… ¿sera tan desatinado Marco Antonio, para reaparecer nuevamente en gloria  y majestad haciendo muestra de su popularidad, en la ceremonia litúrgica? ¿quizás como una forma de dejar en claro quien dirige los destinos de la diócesis, frente al nuevo pastor? ¿cuando deban rendir obediencia al nuevo obispo, los clérigos y religiosas de Iquique que han permanecido fieles y devotos a Marco Ordenes, serán capaces de tener la suficiente visión sobrenatural y espíritu de “religiosa obediencia” a la Iglesia para que el acto de obediencia no sea solo un gesto vacío y sin sentido, sino que realmente sea un signo de que están dispuestos a deponer su obediencia a Ordenes en bien de la Iglesia? ¿o serán como los “Karadima Boys” que aun hoy acatan dudosamente el veredicto con el que la sede apostólica condena a su santo guía?

sin duda mi visión resulta bastante pesimista, pero las cosas en iquique no pintan faciles ni sencillas para el nuevo pastor, sin duda hay muchas cosas positivas, pero a la hora de enfrentar el desafio de reconstruir la unidad, la confianza, pesaran mucho estas situaciones de muerte y alejamiento de Cristo.

Como la casa cimentada sobre arena, sin duda mucho de lo que hoy conocemos como la Iglesia de Iquique, fue cimentada sobre las movedizas arenas del personalismo de Marco Antonio Ordenes Fernandez, amenaza a ruina, por mucho que sus fieles devotos continúen esforzándose por mantener el andamiaje en pie. La casa, la iglesia, con minuscula, que no ha sido cimentada sobre Cristo, piedra angular, y unico cordero inocente, debe caer, y don Guillermo Vera, debería ser el artífice de esa demolición que hace tanta falta en Iquique, para entonces si levantar una IGLESIA, autentica y cimentada sobre la única roca firme que es Cristo.

debo decir que ciertamente han habido, hay y seguirán habiendo signos de esperanza, esfuerzos apostólicos, deseos de una mayor formación teológica, espiritual y humana, dentro de la Iglesia de Iquique, sin duda hay clérigos, y laicos (consagrados o no) que están dispuestos a dar la vida, a darse por hacer de la Iglesia un lugar donde todos encontremos motivos para seguir creyendo, esperando y amando.

confiemos en que la fuerza del Espiritu Santo sabra soplar para derribar las estructuras arcaicas y no cimentadas en Cristo, y resfresque el camino de la Iglesia Iquiqueña, hacia su autoconstruccion sobre la roca firme de Jesus.

 

 

 

 

“Volveré como la luna de noche, volveré como el sol en la amanecida…”

elredo

“Vengan a mí y coman,
vengan a mí y beban,
los que están cansados
vengan a mí.

Vengan a mí y coman,
vengan a mí y beban,
si están agobiados
vengan a mí.

Que yo les daré descanso,
les enjugaré su llanto,
vengan a mí…”

En la madrugada de hoy sabado, despues de haber regresado de la posta y haber subido por tus propios pies las escalera de tu casa, emprendiste la peregrinacion definitiva, ya no hacia el querido santuario del pueblo de La Tirana como lo hiciste por tantos años, sino hacia el seno de Dios que es Madre y Padre de todxs, unico y universal santuario hacia el cual nuestras vidas se encaminan.

En la madrugada de hoy sabado, dia tradicionalmente dedicado a la virgen de quien fuiste tan devota, saliste de esta tierra, de madrugada, cuando ya la noche empezaba a abandonarnos y empezaba a anunciarse el dia, cuya luz triunfara unas horas despues, como si te urgiera salir, como lo hacias durante los “alegres dias de fiesta”, segun tu para comprar pan amasado, pero mas importante para dar los “buenos dias” a la imegen de la carmelita.

En la madrugada de hoy, emprendiste el viaje definitivo, y nos dejas con la tristeza de la despedida, pensando en todo aquello que no pudimos decirte, o en el cariño que no pudimos demostrarte, pero con la tranquilidad de que ahora no es necesario que digamos ni hagamos gestos, porque seguramente estaras contemplando en Dios todo aquello que quizas no pudiste o no supiste ver y comprender en esta tierra.

Hoy es el tiempo del dolor para quienes nos quedamos, sera el tiempo de los recuerdos y las añoranzas, el tiempo del silencio, pero también el tiempo de sentarnos a contar, a compartir y luego a repetir historias para que ahora tus bisnietos sepan quienes son y de donde vienen, para que sepan aquellas historias que por generaciones, conciente o inconcientemente, hemos querido guardar en silencio y que tanto nos han marcado y que, en algunos casos, tanto nos han hecho tanto daño, para que sepan de las alegrias y las tristezas de nuestra familia, de nuestras grandezas y miserias, para que no volvamos a repetir lo malo y podamos y puedan  crecer mas libres y mas plenos que tu, que tus hijos y que tus nietos; para que los que vengan sepan que subiste caminando las escaleras de tu casa minutos antes de morir, pero que también sepan que lloraste cuando nos reencontramos en alto hospicio, en torno a la mesa, después de tanto tiempo.

Hoy es el tiempo para nuestro dolor, tu ya no te preocupes de nosotros, despreocúpate que supiste reencontrarte con todos

Deja aquí los dolores de la enfermedad devastadora, que se ha llevado a tantos de los mios, porque donde has ido ya no hay dolor solo alegrias

Deja aquí tus pulmones carcomidos por el cáncer, levántate y respira profundo, la brisa marina del colorado, el viento de la pampa, que has entrado en la vida plena

Deja aquí el cuerpo cansado de tantos caminos recorridos, ahora descansa con la satisfacción de haber combatido el buen combate

Deja aquí las tristezas propias y heredades de los antepasados, deja aquí los rencores, los enojos, las esperanzas y desesperanzas, hoy es el tiempo del reencuentro y la reconciliación con los que nos han precedido, y con todo y con todos

Deja aqui a Oscar que ya es parte de la familia

Deja aquí tu libreta con los nombres de quienes te debían números de rifa, que nosotros sabremos perdonar sus deudas en tu nombre

Deja aquí tus recetas de cocina, que nosotros sabremos seguir preparándolas, para que los sabores y los aromas de esas tradiciones nos recuerden siempre de donde venimos y quienes somos y asi podamos tener mas claro hacia donde vamos

Deja aquí todo los cachureos que tenias guardados, ya nada necesitas, ya nada debe atarte, solo abandónate y déjate caer en el abismo infinito del Amor, de quien sabemos nos AMA.

Deja aquí el cuerpo cansado, deja aquí las tristezas y los dolores físicos y espirituales, deja aquí todo lo que te pueda retener, deja aquí el andar lento y cansado de estos últimos meses, ahora que eres libre corre al encuentro de tus padres, de quienes poco hemos llegado a saber, de la madre que te crio, de todos los familiares y amigos que ya se han ido, de Manuel, de Clemente y de Violeta…

Dejamos aquí, no te preocupes ya por nosotros, que mas temprano que tarde nos volveremos a encontrar y juntos compartiremos nuevas y  “alegres jornadas de fiesta”, ya no en torno a la mesa, sino solo en torno al AMOR

Ya me voy, ya me voy yendo,
ésta es la despedida,
me quedo esperando el día
en que volveré a tu casa. (bis)

Volveré como la luna de noche,
volveré como el sol en la amanecida.
Volverás como la luna de noche,
volverás como el sol en la amanecida

Volveré a pedir tu perdón,
contemplarte sentado a tu mesa;
volveré a tu casa, Señor.

Volverás para acogerme en tu amor
perdonarme, vestirme de fiesta;
volverás a abrazarme Señor.

Volveré como la luna de noche,
volveré como el sol en la amanecida.
Volverás como la luna de noche,
volverás como el sol en la amanecida.

No olvidaré la pampa,
no olvidaré mi casa
y aunque todo esté en ruinas, cantaré,
en tu amor infinito exultaré.

No olvidarás la pampa
no olvidarás tu casa
y aunque todo esté en ruinas, allí estarás
de la mano a tu pueblo conducirás. (bis)

Ya me voy, ya me voy yendo;
ésta es la despedida;
me quedo esperando el día
en que volveré a tu casa.

TE DEVM LAVDAMVS


elredo

“A ti oh Dios te alabamos, a ti por Señor te reconocemos…”

Al caer la tarde del ultimo día del año resuenan en la memoria las palabras del Te Devm, el tradicional himno con que los cristianos damos gracias a nuestro Dios y proclamamos nuestra fe en Él.

Al caer la tarde del ultimo día del año, sin duda, resulta también conveniente detenernos para recordar y dar gracias por todo lo bueno y lo malo que nos ha pasado, todos esos pedazos de historia, de nuestra historia, que dieron forma al año que se termina, pero no solo por esta nuestra historia, sino también por todas esas historias que se entretejieron con la nuestra, a lo largo de los 365 días del 2013, para bien o para mal, o quizás para mayor o menor bien, las historias de vida y los caminos de muchxs ammigxs y hermanxs se cruzaron con nuestras historias y nuestros caminos.

Son muchxs lxs que durante el ultimo año caminaron junto a nosotros, acompañándonos, compartiendo la vida y las luchas cotidianas, algunxs vienen caminando junto a nosotros desde hace mucho tiempo, desde nuestra infancia y adolescencia, y a pesar de las distancias y de los largos periodos que pasamos sin vernos cara a cara, siguen estando allí, siempre presentes, siempre solidarios, siempre cariñosos, y tengo la certeza de que ellxs también saben que cuentan conmigo.

Otrxs han llegado, a compartir nuestros caminos mas tarde y aun permanecen, y seguro permanecerán junto a nosotros, compartiendo, la vida, la historia, la mesa y también la misa… un camino de descubrimiento permanente de la fe común nos ha unido desde nuestros primeros años en la facultad de teología, y continua aun cuando nuestros caminos intelectuales sigan por caminos diferentes. Otras compañeras han llegado en nuestros estudios menos religiosos, en el ambiente siempre abierto de la USACH… y también con ellas compartimos los deseos de construir mundos mejores, mas justos.

Hay también otrxs compañerxs de ruta que han pasado por la vida, que han compartido en diversos ambientes, algunos se quedan con nosotros, otros se han marchado, de todos ha quedado un recuerdo en el corazón y a todos se les agradece lo mucho o lo poco que nos han enseñado y han compartido conmigo.

También debo dar gracias por lxs “amores cómplices”, aquellos que “no osan decir su nombre” y que nos han acompañado, que han compartido vida, historia, buenos y malos momentos, a los que han pasado fugazmente y a los que se han quedado por mas tiempo, a los del pasado, a los mas próximos, y a los que vendrán, a los que se fueron repentinamente y a los que agonizaron largamente, a todos y por todos gracias por la vida compartida.

Un punto aparte, es dar gracias por la familia, porque siempre están ahí, en las buenas y en las malas, aunque a veces no comprendan nuestras opciones, ni nuestras motivaciones, se que tengo su apoyo, a pesar de todxs y de todo, por la vida compartida, por la historia de la que somos parte, por los que nos han precedido, por los que se han integrado, por los que han de venir, por la esperanza de la vida nueva que se abre camino y por el dolor de las inminentes partidas, por toda esta historia, por todxs ellxs y a todxs ellos Gracias.

Por todxs lxs que han compartido el camino de este peregrino errante, en busca de su encuentro con el Absolutamente Otro, con aquel compañero que, como dice santa teresa de Avila, “sabemos nos AMA”, vaya hoy mi agradecimiento al buen Dios de la Vida, que es Padre y Madre de todxs, Señor del tiempo y de la historia,  Alfa y Omega, por medio de su Hijo en quien todos somos hijos, y del Espiritu Santo, Señor y dador de vida y que alimenta nuestro amor.

mafalda